^¡Arriba!

foto1
foto5

Características de la poesía de Pablo Neruda

Prof. Carmen Goimil Peluffo

 

Neruda estuvo abierto a todas las influencias posibles. Son claras sus relaciones con el movimiento surrealista y con la vanguardia española y americana. 

 

Quien se asome a sus poemas de "Residencia en la Tierra" percibirá una cantidad de imágenes surgidas del reino de lo inconsciente. Alrededor de 1940 irrumpe la poesía social y política de Nicolás Guillén y de Neruda, que ha reflejado, a lo largo de su obra, la influencia de las corrientes mencionadas. Así, "Crepusculario" está fuertemente impregnado de Modernismo, y aún marcado por el Romanticismo, mientras, "Residencia en la Tierra" expone una tendencia al hermetismo, abundando en imágenes oníricas cuya aparente irracionalidad las aproxima al Surrealismo. Más adelante, en el "Canto General", evolucionará hacia una poesía comprometida con la realidad política y social.

 

El genio del poeta consigue transformar dentro de sí el mosaico de ideas y tendencias para florecer en una obra vasta y trascendente; hermosa y comprometida.

 

Su obra tiene mucho de autobiográfica: "Mi poesía es íntima mía, la concibo como una emanación mía, como las lágrimas o como el pelo mío, encuentro en ella la  integración de mí mismo". Su poesía se hunde profundamente en su corazón y en su tierra. La naturaleza de los bosques inmensos de Chile cobijará al solitario.

 

El padre es en la imaginación del niño, aquél que siempre parte; su figura se asocia inevitablemente al ruido de los trenes. Santiago será para él la pobreza, pero a la vez la libertad de la vida bohemia, el nacimiento de las grandes amistades. 

 

En "Veinte poemas de amor..." se unen la experiencia de Temuco y la de Santiago. Dos muchachas serán sus inspiradoras según revelará años más tarde el poeta:  Marisol y Marisombra. La muchacha de Temuco es alegre y vital, y la estudiante de Santiago es callada y misteriosa; los rasgos de uno y otro amor se confunden en una experiencia única. "Es un libro que amo, porque a pesar de su aguda melancolía, está en él el goce de la existencia. Los Veinte poemas son el romance de Santiago, con las calles estudiantiles, la Universidad y el olor a madreselvas del buen amor compartido."La poesía amorosa de Neruda se hace inmediatamente popular, patrimonio de todo enamorado.

 

Cada libro obedece pues a una vivencia profunda que le confiere su unidad básica. Este joven poeta es prolífico, escribe varios poemas al día, la época fermental está favorecida por la soledad, la agitación estudiantil, la liberación sexual, las lecturas significativas de Tagore, Baudelaire, Darío y otros.En 1930 Neruda se siente vacío y débil, y en esa debilidad busca su nueva materia. La angustia existencial encuentra su vía de expresión en una palabra difícil, casi hermética por momentos, con ciertas similitudes con el surrealismo. Como un descenso a los infiernos, pues el poeta ahonda en sí mismo y ve a su alrededor la destrucción del mundo que vuelca en expresiones alucinadas.

 

En 1954 se publican las Odas elementales que se caracterizan por la sencillez. El propósito didáctico y moral de la poesía, esclarecedora del sentido de la vida, el enaltecimiento de los objetos más humildes, más elementales: aire, fuego, aves, mar, son las características de esta nueva veta lírica que ocupa un total de cinco volúmenes. Ya no es poesía explícitamente política, aunque parte de una concepción política acerca de la función social de la poesía; es una poesía que proviene de la acumulación de experiencias múltiples, personales y sociales, poesía de la madurez. 

 

Son la expresión de una poética nueva: la poesía es aquí servicio y herramienta. Los temas más humildes son exaltados, la forma es clara y sencilla, el verso corto, popular. También el amor es otro inspirador de las odas, el amor a la vida sencilla, el amor por los objetos que es expresión de su amor por la vida, por todo aquello que refleja al hombre y al mundo.La originalidad del léxico de Neruda, su adopción del vocablo violento y crudo corresponde en primer lugar a una naturaleza que es rica y desbordante, y corresponde, en segundo lugar a cierta profesión de fe antipreciosista. Imaginamos que el lenguaje poético de Neruda debe ser un escándalo para quienes hacen poesía o crítica. Otro costado de la originalidad de Neruda es la de los temas. Ha despedido las empalagosas circunstancias poéticas nuestras: crepúsculos, estaciones, idilios de balcón o jardín, etc. También eso era un atascamiento en la costumbre empedernida, y su naturaleza de creador quema cuanto encuentra de leño y cascarones. Sus asuntos son las ciudades modernas en sus muecas de monstruosas criaturas: es la vida cotidiana en su grotesco o su mísero o su tierno de cosa parada o de cosa usual; son unas elegías de que la muerte, por novedosa, parece un hecho no palpado antes; son las materias tratadas por unos sentidos asombrosos y es el acabamiento por putrefacción de lo animado e inanimado. La muerte es referencia insistente y casi obsesionante en la obra de Neruda, el cual descubre y nos entrega las formas más insospechadas de la ruina, de la agonía y la corrupción.

 

Neruda significa un hombre nuevo en América, una sensibilidad con la cual abre todo capítulo emocional americano. Su alta categoría arranca de su rotunda diferenciación.

 

Otros elementos cotidianos como el vino, la madera, el apio, el poeta se identifica sumergiéndose en ellos, reconociendo y alabando sus poderes benéficos, liberadores y visionarios. En el mundo opuesto, el burgués, el vino pierde su virtud egregia y al malgastarse, surgen sus aspectos siniestros y ha de regresar, en viaje purificador, a sus orígenes, a lo profundo de la tierra.

 

Podemos sintetizar los tres cantos materiales en sus rasgos más salientes:

-- La personificación de objetos naturales, humildes y domésticos en entidades mitológicas dotadas de dimensión poderosa;

-- La identificación simpática del poeta que se introduce en la materia para ver lo que son las cosas por dentro;

-- La miseria de la vida humana,degradante,de la que el poeta se salva graciasa su arma especifica,la poesía,herramienta exploratoria del conocimiento y escudo de invulnerabilidad

-- La piedra,junto con la madera,son símbolos preferentemente de pureza,deautenticidad,y es termino que irrumpe en el léxico nerudiano con asombrosa frecuencia  Prtir de "Residencias" 

 

Las piedras que Neruda canta son las impresionantes formaciones rocosas de las costas chilenas en la región de Isla Negra donde él estableció su morada. Estas  piedras lo rodean. En ella reconoce el poeta al hombre mismo como arquetipo eterno, inmutable. Neruda se identifica con ella porque la piedra para él es lo que no muere.

 

Entre tensiones y distensiones transcurren los últimos libros del autor, que constituyen un número sorprendente, más de uno al año como promedio desde  1968.Otra de sus afirmaciones en esta época es que mientras que el poeta o el artista prodigue su tiempo en vanidades sensuales y en actitudes estéticas, mientras no toque los intereses de la sociedad burguesa, será el mimado de esta sociedad y el favorito de los grupos en el poder .Pero en cuanto estos intereses se sientan amenazados y de cualquier manera, en cuanto el poeta trate de señalar las injusticias y las desigualdades sociales, la corrupción y el abuso, será perseguido con rigor o meticulosamente ignorado. Neruda es poeta revolucionario en todo sentido, se da cuenta que ha nacido revolucionario y político. El 11 de setiembre con el golpe militar y la muerte de Allende, Neruda termina sus Memorias. Sus casas son allanadas y él internado en una clínica. El Presidente de México envía un avión para trasladarlo a ese país y someterlo allí a un nuevo tratamiento médico; pero el poeta muere el 23 de setiembre con la obsesión de los crímenes que en ese momento se están cometiendo contra su pueblo.

El poeta se hace combatiente

Al examinar la biografía de Pablo Neruda, no será difícil que el lector llegue a concordar en algún momento con una expresión bastante reiterada "Neruda... el poeta combatiente" con la que no pocos articulistas y estudiosos de su obra han querido caracterizar una constante (para algunos la más importante) de toda su actividad poética. Sin embargo, antes de adentrarnos en este tumultuoso aspecto de su quehacer poético, resulta necesario establecer previamente que ésta, la combativa, es sólo una de las facetas de un gran creador; se trata, en efecto, de un poeta que de insólita y cabal manera contiene en sí a todos los poetas: el sensual y el trágico, el testimonial y el hermético, el elemental y el filosófico, el errante y el contemplativo, el intimista y el "poeta de utilidad pública", como él mismo quiso bautizarse en alguna oportunidad.

 

Qué duda cabe, existen en la trayectoria poética y humana de Pablo Neruda capítulos para el amor y la batalla, para la bohemia y la soledad, para las grandes amistades y las tremendas enemistades; capítulos para la pobreza absoluta, para la mordedura de la crítica, para persecución política y para los asaltos de la envidia. Y existen también los capítulos de la exaltación y la fama ; los capítulos que brindan al poeta el reconocimiento del mundo a su obra polifónica... polivalente... polifacética.

 

Una de estas facetas la combativa la que hace de su poesía un arsenal de metáforas incendiadas por la pasión y la furia, esto no es algo que el poeta haya  buscado. No es algo que su pacífico corazón hubiese querido conocer ni practicar. Pero he aquí que el destino le conduce, en 1936, a una particular encrucijada en el tiempo y el espacio, a una sombría cita con la historia que habrá de marcar a sangre y fuego su poesía.

 

Neruda se hará poeta combatiente en la España que vio morir a Federico García Lorca.


Pancho Calama
Neruda muere con cancer pero no de cáncer, es asesinado.

124771
HoyHoy70
TotalTotal124771