^¡Arriba!

foto1
foto5

 

Centenario del Premio Nóbel, Indoamérica en el canto de Neruda

Jorge Calbucura / Periódico Azkintuwe

 

 

Neruda se reconoce poeta chileno y latinoamericano, lo que significa para él asumir la búsqueda poética de la realidad a la cual el pertenece. Una realidad que según Neruda es desconocida y despreciada por los latinoamericanos y los chilenos. Neruda políticamente comprometido destaca que vive en un continente y en un país en que persiste el colonialismo, y que todo intento de exaltación de lo nacional es rebeldía anticolonial.

Neruda concibe al continente latinoamericano sumido en una tragedia histórica manifiesta -desde hace siglos- en el vivir cotidiano. Es por ello que considera que su deber fundamental como poeta latinoamericano es incorporarse junto a los que se organizan para poner término a esta tragedia. Según Neruda el pasado de los latinoamericanos es el legado indo americano la "herencia de vida lacerada". Para Neruda, - la poesía en América Latina, cumple su rol vital; el de rebelión anticolonial, y por lo tanto es un instrumento de formación ideológica colectiva de la conciencia nacional. La obra de Neruda es una expresión contestataria cultural que asume la tarea de llenar vacíos de conocimiento y de toma de conciencia de la realidad social.

El Canto General es una unidad poética que relata la historia de América Latina en la que se recrea una imagen épica del habitante originario de las Américas y su proyección en un contexto de luchas reivindicativas, políticas y sociales contemporáneas. En el Canto General se presentan hechos y protagonistas, pueblo y héroes; amigos y enemigos de los pueblos latinoamericanos, y en especial de Chile. El descubrimiento y la Conquista de América es en el Canto General el acontecimiento que configura toda la historia de las Américas. En orden cronológico una sucesión de acontecimientos inician la historia de la dominación extranjera que deviene en el enfrentamiento de dos mundos y de dos culturas. Interpretar la historia de las Américas desde una perspectiva nerudiana implica adoptar actitud contestataria a la interpretación hispanófila -por lo demás- de amplia difusión en el contexto intelectual, cultural y político latinoamericano.

La interpretación hispanófila, da cuenta del encuentro de Europa e Indo América y del enfrentamiento de ambas culturas y civilizaciones situando el énfasis en el efecto positivo de la Conquista. Se concibe el genocidio originado de la guerra de conquista como un mal necesario. "América fue conquistada con la espada, pero principalmente con la cruz", dice un destacado hispanófilo. El razonamiento se fundamenta en referencia a los siguientes antecedentes;... "Porque, con la llegada de los españoles, la cultura occidental comenzó a penetrar en la región, dado el hecho determinante de que en aquel tiempo España era nación principal y guía espiritual de occidente. Por lo mismo, el hallazgo del nuevo mundo representó para España, por sobre todas las cosas, la más amplia posibilidad de expansión de la cultura occidental, que se cumplió mediante el proceso de culturización, introduciendo en el continente americano el idioma castellano, la religión católica y los conceptos básicos de su civilización. En efecto, más allá del afán de dominio sobre las nuevas tierras y de la explotación de sus enormes riquezas, a España entonces la inspiró el preclaro propósito de proyectarse históricamente a sí misma allende sus fronteras, expandiendo la presencia de su lengua, de su religión, de sus tradiciones, de sus valores y de sus instituciones en el espíritu virgen de los pueblos amerindios".

Esta noción intelectual - de caricatura- es la norma en América y en particular en el ámbito político e intelectual latinoamericano el cual sigue vigente hoy en día y perdura como piedra angular del apartheid mental. El postulado de Neruda que inspira su redacción de la historia de Latino América se fundamente en que si bien la Capitanía General de Chile –es decir la colonia chilena- cortó sus lazos de dependencia formal, económica y política; pero, con esto no se produjo un cambio ideológico. El argumento central de Neruda es que el fin de la colonia no provocó el fin de la ideología colonial en las nuevas repúblicas.

La historiografía hispanófila postula que el pasado precolombino nada tiene que ver con el presente de América. Y en referencia a esta aseveración la relación histórica del Canto General se concentra en establecer una relación pasado - presente de América Latina. De este modo, emergen los lazos entre el pasado precolombino y el presente latinoamericano, estableciéndose la continuidad del relato donde la lucha por recuperar la libertad pasa a ser el tema central. Transcurre desde la invasión europea hasta nuestros días. En esta secuencia de eventos los modos de sometimiento que marcan la tragedia latinoamericana perfilan los contornos de una estructura de relación entre dos sectores antagónicos que perduran desde los inicios de Conquista española hasta nuestros días. Por un lado los indígenas y el pueblo, y por otro lado los invasores y dominadores extranjeros y nacionales.

A pesar que Neruda se alinea entre los que valoran positivamente a la Conquista y la Colonia; el matiz que lo diferencia de los que asumen esta posición es su enaltecimiento de la América mestiza en su condición de pueblo de origen indígena; en el cual perdura la circunstancia de la pobreza y el sometimiento colonial. Para Neruda la América mestiza es el obrero y el campesino y algunos segmentos de las capas medias. Son los indiamericanosproyectados en el presente. Las características de esta relación asimétrica modelan la construcción de una imagen de patria con sus raíces en la tierra americana, donde emerge el amerindio como el fruto de la tierra. La interrelación tierra-hombre es la patria que Neruda establece como el origen de la patria de los chilenos. Neruda asume categóricamente que la región de Araucanía es el lugar de origen de la patria de los chilenos. Las características ideológicas de esta concepción de la historia y su definición de patria esculpen la imagen de amerindia en el Canto General.

En la narrativa del Canto General los luchadores por la libertad se integran al contingente de los indígenas-pueblo. Todos estos personajes surgen de dos ámbitos antagónicos inspirados en dos propósitos; dominar o romper las cadenas de la dominación impuesta. Es así que en este Panteón de personajes ilustres converge una amplia gama de luchadores, esto a pesar que la mayoría de ellos no sean sus representantes o exponentes directos de los indígenas-pueblo. Todos estos personajes en la descripción nerudiana son imagen y expresión impregnada de las cualidades positivas de América amerindia y de sus guerreros originales. A partir de esta referencia se perfila una nueva imagen del "hombre del pueblo" y una nueva dimensión de dignidad en su condición de heredero del "buen salvaje" del pasado. Es decir, es el heredero del mundo y de la cultura anterior a la invasión europea.

El "hombre del pueblo" de hoy es el que conserva la esencia de una identidad cultural enajenada por la presencia del invasor extranjero y por su cultura de dominación. El hombre del pueblo es el que está habilitado para liberar a América Latina y poner fin a la invasión extranjera que comenzó con la Conquista europea y sumió a todo un continente a la condición de sometidos.

Neruda establece una interrelación de objetivos entre el pasado y el presente. Los objetivos de la colonización extranjera desde el pasado colonial español hasta el hasta el presente perduran en la modalidad de dominación que ejerce la oligarquía y los latifundistas latinoamericanos. Es así que la Conquista, considerada como una empresa heroica y positiva por la ideología dominante, se convierte en el Canto General en una invasión que provoca la destrucción y el saqueo. Los nexos que establece la línea narratoria de Neruda articula la interrelación pasado-presente y deviene en una expresión particular de filosofía de la historia de América Latina fundamentada en la descripción de eventos y sus protagonistas; donde éstos ocupan un lugar destacado como "los libertadores" en la historia de América Latina.

La imagen poética de la historia de Neruda hace emerger al latinoamericano (al mestizo chileno) como hijo de la historia y como heredero del pasado precolombino. Precursor del mestizo es el "buen salvaje" que ha legado su herencia de esperanza y de una sociedad armónica. Proyectado en el presente; la herencia del buen salvaje se deposita en un pueblo sometido y colonizado; en la situación del mestizo en condición de "buen salvaje-mártir". En esta línea de sucesión es la clase obrera la portadora de esta herencia, es ella la que conserva el germen de la emancipación.

En el Canto General la nominación libertador se les adjudica a diversos personajes no considerados como tal en la historiografía tradicional. En esta interpretación de la historia se configuran diversos protagonistas; por ejemplo, Leftraro (Lautaro de acuerdo a la fonética de Neruda, indígena mapuche, líder político y militar), O'Higgins (mestizo irlandés - español, líder político y militar chileno), y Recabarren (mestizo chileno; activista sindical y político). Todos –según Neruda- "libertadores"; héroes de los oprimidos que se oponen al invasor. No deja de ser significativo, que esta interpretación se establezcan en base a la representación exclusiva de eventos, personajes que tienen que ver con la creación del Estado de Chile. Esta interpretación integra la noción de totalidad de la narrativa del Canto General relevando su misión de revelación del pasado que consecuentemente deviene en la revelación de la génesis de la patria de los chilenos; es decir la República de Chile.

La geografía del tiempo y las fronteras socio-culturales

Consecuentemente la noción tierra natal conlleva a la discusión del concepto patria, país nación. Deconstruir dichos conceptos supone examinar la disposición de los principios que fundamentan su unidad y representación simbólica. Las características ideológicas de la concepción de historia y su definición de patria modelan la imagen de amerindia en el Canto General. Neruda asume categóricamente que la región de Araucanía es el lugar de origen de la patria de los chilenos. ¿Un honor para los mapuche? ¿Un desliz conceptual de Neruda en torno al fenómeno de desterritorialización de las naciones indígenas? ¿Una noción diferente de la geografía del tiempo, la historia y el territorio? ¿Un "mal entendido" más de la intelectualidad de izquierda en torno al emplazamiento y respeto de las fronteras socio-culturales?.

Tal como lo señala el poeta Elicura Chihuailaf, "Neruda, a pesar de haber vivido en un sector de Temuko en el que transitó y transita mucha de nuestra gente, vio a nuestro pueblo –como la mayoría de los chilenos- a través de la obra del poeta español Alonso de Ercilla; La Araucana. Conoció primero a los araucanos y muy posteriormente a los mapuche. Es decir no es casualidad que el "buen salvaje" de Neruda en Canto General reivindique la imagen del aborigen de Alonso de Ercilla y de la que dejó en su obra el Padre Las Casas.

La dualidad dialéctica del indígena "tierno y sangriento" de Neruda proviene de Ercilla y el Padre Las Casas; dos precursores de la desterritorialización de los amerindios. Sin embargo como Chihuailaf lo destaca; la obra de Pablo Neruda es una de las posibilidades para iniciar el dialogo entre los mapuche y los chilenos, para empezar a encontramos, poco a poco, en nuestras diferencias. Según mi opinión una forma de este encuentro es concebir a Neruda y su obra Canto General como una concepción problemática en torno a la noción de patria y nación que reivindica pero al mismo tiempo hay que considerarlo como una expresión que confronta la noción establecida por los apologetas de la nación-estado latinoamericana fundamentada en la reivindicación de una identidad fija, amparada en inercias y memorias selectivas.

Mis reflexiones en torno a la lectura del Canto General se enmarcan en la irrupción política del discurso indígena en la ingeniería simbólica de América cuyo efecto evidencia que la "identidad nacional" en tanto ingeniería simbólica es una mezcla de historia, mitos e invenciones oficiales y colectivas. En particular en el caso del uso y abuso del concepto "América (Latina)" que ha incorporado la noción del advenimiento del estado - nación como proyecto político emancipador; pero que por sobre todo ha derivado en la "nacionalización de los pueblos indígenas". Al respecto se destaca que reivindicar la génesis de una imaginaria alternativa nacional es un proceso complicado y no exento de problemas.

El Canto General de Neruda es un buen ejemplo intelectual y político de tal propósito. Desde el punto de vista la modalidad de construcción de ingeniería simbólica de la identidad latinoamericana Neruda incurre en omisiones. Una parte de ellas corresponden a situaciones que el propio poeta reconoció como falencias en su obra. El uso de la denominación "araucano" en vez de mapuche, por ejemplo. Otra parte de las omisiones corresponden a las de índole conceptual e ideológicas, que no necesariamente involucran a Neruda; sino que se circunscriben en una ámbito polémico vigente y que concierne el ámbito intelectual denominado "progresista".

Neruda aporta con su visión y versión de una América Latina, definida en relación a lo que concibe como Indo América. Neruda categóricamente declara a la demarcación político administrativa denominada Araucanía como la tierra ancestral de la chilenidad. Tanto en plano abstracto como concreto –desde una perspectiva indígena- el situar la noción de la Araucanía de acuerdo al lugar donde la emplazó el conquistador Alonso de Ercilla es discutible y desafortunado. Este no es un problema que tan solo atañe al autor del Canto general, el tema de la geografía del tiempo; fronteras socio-culturales y dentro de este particular contexto la problemática de la ingeniería simbólica es una discusión retrasada en el continente americano. Tanto al interior de los ámbitos intelectuales como en el plano de las ideas políticas. Tomando en consideración que la noción de patria y su emplazamiento mental y geográfico que reivindica Neruda se fundamenta en una libre interpretación que pretende delinear los contornos de una imagen poética que aspira situar el origen de lo latinoamericano (al mestizo chileno) en su condición de heredero de un pasado precolombino. Aún así; y con todo el respeto que merece esta libertad de creación vale destacar que tal imagen no coincide con la noción geográfica del tiempo mapuche.

Definir tierra natal o de origen metafóricamente nos evoca nuestro punto especifico de referencia en el tiempo y espacio. Mentalmente todos somos portadores de una tierra natal abstracta y dicha noción define los límites de las fronteras socio-culturales La noción mapuche consigna un territorio histórico ancestral, el Wallmapu: (Wall: universo, Mapu: tierra/territorio). Es en este espacio territorial en que se ordenan geográficamente las Identidades Territoriales Mapuche: Puelmapu: la tierra del este (Pampa y Patagonia de Argentina) espacio territorial de los puelche. Pikunmapu: la tierra del norte, espacio territorial de los pikunche. Willimapu: la tierra del sur, espacio territorial de los williche. Pewenmapu: la tierra de los pewen (araucaria imbricata), espacio territorial de los pewenche. Lafkenmapu: la tierra del mar, espacio territorial de los lafkenche. Nagmapu: la tierra de los llanos, espacio territorial de los nagche. Wentemapu: la tierra de los valles, espacio territorial de los wenteche.

De acuerdo a su origen territorial los mapuche se emplazan en el marco de una estructura geográfica definida a partir de la Identidad Territorial Mapuche que a su vez reproduce la estructura política del Pueblo Mapuche. La estructura política territorial mapuche contempla una noción de cuatro regiones geográficas; lo que se denomina como Meli Witran Mapu. Cada Witran Mapu esta integrado por las reparticiones departamentales denominadasaylla rewe (ocho departamentos) que a su vez están compuestos por unidades poblacionales denominadas lof (comunidades).

Como toda representación simbólica la noción tierra natal integra diversos elementos en una totalidad. El carácter de la relación que se establezca con la tierra natal determinará nuestra visón del mundo y su representación; particularmente la interpretación del presente, en el propósito de reconstruir el pasado. Es decir representación simbólica de la geografía del tiempo y la topografía de las fronteras socio-culturales La presencia del indígena en la ingeniería simbólica americana y su arbitraria interpretación destaca la importancia del uso y abuso de este aparato conceptual que reaviva la polémica iniciada por Ercilla, y que posteriormente actualiza Simón Bolívar y Neruda en el campo de la cultura. El procedimiento denominado como la operación intelectual de deshistorizar a los pueblos indígenas adquiere una vez más vigencia.

Es vital en el propósito de perfilar un marco de referencia que fundamente una plataforma conceptual orientada al estudio de la sociología de la historia de los pueblos indígenas. La problemática destaca como una correspondencia entre la emergencia de la nación moderna el principio de territorialidad. Desde allí, que la definición espacial y temporal del suelo es determinante en el propósito de entender la iconografía de una nación. La relación suelo y pueblo alude la relación sangre y suelo, que a su vez sugiere la idea de la patria, y consecuentemente la emergencia del paradigma nacionalista.

La nación en tanto formula jurídica ha sido el fundamento que configura la representación geográfica simbólica en base va la cual se concibió la idea de desterritorialización de los amerindios mediante el procedimiento de declarar inhabitados los territorios indígenas. Los ejemplos más ilustrativos son los casos de los territorios indígenas en Norteamérica y en el Sur de Chile y Argentina. Por ejemplo en Argentina la guerra contra los indígenas asentados en la pampa se le adjudicó el nombre de "La Conquista del Desierto" (El concepto "desierto" alude a al concepto deshabitado). Bajo esta representación simbólica "la nación argentina" legitimo la ocupación y usurpación.

Desde esta perspectiva es problemática la noción que introduce el Canto General de Neruda al posesionar la región de Araucanía como el lugar de origen de la patria de los chilenos. Neruda obvia el detalle que la denominada región de Araucanía por más de dos siglos detentó el status de autonomía otorgado por el Imperio español. Es recién en 1883, es decir setenta años después de la fundación de la República de Chile que el Estado chileno masacra y deporta a la población mapuche a los campos de concentración denominados "comunidades indígenas" donde hoy en día vive un importante sector de la población mapuche en Argentina y Chile.

La irrupción política del discurso indígena en la ingeniería simbólica de América ha hecho evidente que el tema identidad no es una agenda inalterable. Tal como se deduce del Canto General la "identidad nacional" en tanto ingeniería simbólica es una mezcla de historia, mitos e invenciones oficiales y colectivas. En particular en el caso de América el advenimiento de la nación es un proyecto político donde el propósito central es la "nacionalización de los pueblos indígenas". Tal como se destaca en el discurso de Bolívar, Sarmiento, O`Higgins. Es así que la idea de patria en tanto representación simbólica se apoya en la ocupación y usurpación por parte de los Estados nacionales de los territorios indígenas. El discurso de la imaginaria nacional en el contexto latinoamericano es ideología de dominación sobre los pueblos originarios; es la alusión a la conquista militar y la intolerancia cultural. Desde esta perspectiva es posible reivindicar la idea central del Canto general de Neruda; a decir, la invasión extranjera que comenzó con la Conquista europea perdura en términos de sometimiento colonial en un plano espacial y temporal que ha devenido en el diseño de una ingeniería simbólica de la geografía del tiempo.

La ingeniería simbólica nacionalista en tanto fundamento de la identidad amalgama la historia con mitos y las invenciones oficiales con invenciones colectivas. En el caso americano la idea de "doble" identidad nacional engendra la noción del "pasado" como expresión simbólica de una particular agenda de inclusiones. Es en este contexto donde la historiografía hispanófila corta todo vínculo con el pasado precolombino y drásticamente determina que lo precolombino nada tiene que ver con el presente de América. Es en este contexto donde emerge el argumento central de Neruda el fin de la colonia no provocó el fin de su ideología dentro de las nuevas repúblicas.

Conclusiones

La irrupción política del discurso indígena en la ingeniería simbólica de América ha hecho evidente que el tema identidad no es una agenda inalterable. La irrupción política e intelectual del discurso indígena en la imaginaria nacional latinoamericana ha introducido una agenda de demandas e interrogantes, particularmente en el debate sobre la identidad nacional latino – afro e indo americana. El tema central es hasta que punto siguen vigentes los mecanismos de inclusión y exclusión en la ingeniería simbólica de América Latina.

Reivindicar la génesis de una imaginaria alternativa nacional es un proceso complicado y no exento de problemas. El Canto General de Neruda es un buen ejemplo intelectual y político de tal propósito. Desde el punto de vista la modalidad de construcción de ingeniería simbólica de la identidad latinoamericana Neruda incurre en omisiones. Tal como lo señalábamos al comienzo, una parte de ellas corresponden a situaciones que el propio poeta reconoció como falencias en su obra. Otra parte de las omisiones corresponden a las de índole conceptual e ideológicas, que no necesariamente involucran a Neruda; sino que lo circunscriben en una ámbito polémico vigente y particularmente conciernen al ámbito intelectual denominado "progresista". Neruda aporta con su visión y versión de una América Latina, definida en relación a lo que concibe como Indo América. Neruda declara a la Araucaníacomo la tierra ancestral de la chilenidad.

Conciente o inconscientemente Neruda sitúa la agenda de discusión en un plano donde los conceptos y su disposición dejar de ser evidentes. Tanto en plano abstracto como concreto el situar la noción de la Araucanía de acuerdo al lugar donde la emplazó el conquistador Alonso de Ercilla es discutible. Este no es un problema que tan solo concierne el autor del Canto general, el tema de la geografía del tiempo; fronteras socio-culturales y dentro de este particular contexto la problemática de la ingeniería simbólica que articula el tema de la identidad nacional latinoamericana con el aparato conceptual de los mecanismos inclusión y exclusión y por lo tanto nos deriva en una discusión postergada y eludida.

En el Canto General Neruda destaca la vigencia de un referente cultural latino que conlleva una situación de ambigüedad con el pasado manifiesta en la representación de un colectivo amorfo, selectivo y excluyente. Y este tema demanda iniciar el diálogo. Lo que es considerado por los antropólogos como "sincretismo en el sincretismo" evidencia una tendencia multiplicante, y que no apunta a desaparecer. Da cuenta de uno de los evoluciones y cambio cultural en la problemática de establecer y diagramar las fronteras físicas e imaginarias.

El discurso latinoamericano y particularmente en su versión hispanófila es ideología de dominación sobre los pueblos originarios; es la alusión a la conquista militar y la intolerancia cultural. Vale considerar a las nuevas comunidades imaginarias desde la perspectiva que no están integradas en la política del Estado nacional. No menos importante de considera la irrupción política e intelectual del discurso indígena en la imaginaria nacional latinoamericana como una dimensión analítica en el mapa conceptual de las nuevas comunidades imaginarias. En USA, los grupos hispano hablantes, -particularmente los mexicanos- se han mostrado resistente a la aculturación "anglosajona". En este caso se percibe que el contacto ha devenido en un conflicto de vigencias de matrices culturales.

Una situación similar se aprecia en el caso de los inmigrantes indígenas en los centros urbanos y particularmente con los establecidos en las periferias de los centros urbanos, donde desde siglos han resistido la asimilación y la aculturación hispana destacando una clara presencia de la matriz cultural indígena. La presencia indígena en las megapolis, como efecto del proceso de migración de la periferia pobre al centro desarrollado ha resultado en un ciclo de mezcla e integración que en definitiva ha devenido en el debilitamiento cultural de la "sociedad mayoritaria".

En el paisaje de las grandes ciudades latinoamericanas emerge una indo América; una zona social y cultural distante de la matriz latinoamericana y de la "nacional". Es posible avistar la incertidumbre sobre el futuro de la conciencia nacional "latina". ¿Cuál será la suerte del nacionalismo y de la identidad nacional de las naciones-estados latinoamericanas?. El desafío es hasta que punto es posible reflexionar en favor de una identidad múltiple, en continua construcción hacia atrás, capaz de asumir como propia la totalidad del pasado y la diversidad de tiempos y espacios / Azkintuwe

* Articulo publicado en Periódico Azkintuwe, Septiembre de 2004. Pág.. 15, 16 y 17.

Para ver el documento en su fuente original visite:

http://www.nodo50.org/kolectivolientur/neruda_2004.htm

 

112513
HoyHoy58
TotalTotal112513